Pasivado del Acero Inoxidable

El acero inoxidable es altamente resistente a la corrosión. Conozca como se pone a prueba su calidad y su capacidad de regeneración.

El acero es inoxidable gracias a que en un ambiente oxidante (que aporta oxígeno, como el aire) crece en la superficie una capa de óxido de cromo en los aceros feríticos, mastensíticos y de óxidos de cromo y níquel en la familia de los austeníticos. Esta película se llama capa pasivante.

Solo en contacto con el oxígeno del aire tiene lugar una lenta aparición de la capa pasivante. Industrialmente se acelera el pasivado del acero inoxidable poniendo el material en contacto con ácidos oxidantes.

Es fácil comprender que si al iniciarse el crecimiento de esta película hay sobre la superficie impurezas o materias extrañas, estas quedan atrapadas pudiendo causar en el futuro un problema de corrosión.

¿Existe alguna impureza muy dañina para el acero inoxidable?

Sí existe. La peor impureza que puede estar presente es el hierro, este hecho se conoce como contaminación por hierro.

La ventaja del acero inoxidable frente a otros materiales es que esta capa pasivante es generada por la propia aleación. Cuando esta capa se rompe, el solo contacto del oxígeno del ambiente hará crecer de nuevo la película pasivante y el material volverá a tener la misma resistencia a la corrosión que antes del arañazo. Esto, siempre y cuando la rotura no haya sido causada por un útil de hierro o acero común que pueda dejar residuos contaminantes. Obviamente, lo que si continuará presente es la discontinuidad superficial.

De esta forma, los aceros inoxidables tienen características singulares que podríamos llamar reparación automática.

The following two tabs change content below.

Carla Sifuentes

Traductora y Redactora Creativa en Jn Aceros.

Latest posts by Carla Sifuentes (see all)