Tipos de Aceros Inoxidables

Aceros Martensiticos

aceros-martensiticos

 

Serie Ferrítica – tipo más utilizado 430 AISI

Su elemento base es 16 a 18% de Cromo, siendo utilizado principalmente en cubiertería, menaje, electrodomésticos, etc. Su contenido de carbono (C) es muy bajo, inferior al 0.1%. Es difícil de soldar.

Las características más comunes de los aceros ferríticos son:

  • Tienen buena resistencia a la corrosión y oxidación
  • No pueden templarse con tratamiento térmico
  • Tienen buenas características mecánicas y de ductibilidad
  • Las propiedades mecánicas disminuyen a bajas temperaturas (inferiores al ambiente).
  • Sólo pueden endurecerse por deformación en frio (trefilado, laminación, etc.)
  • Son magnéticos

Aceros Ferríticos

aceros-ferriticos

 

Serie Austenítica – tipo más utilizado 304 AISI, 316 AISI

Posee como elementos base al Cromo 16 a 18% y al Níquel 8 a 12%. Esta serie es la más popular y se utiliza en una amplísima gama de aplicaciones tales como: Industria Aeronáutica, Química, Naval, Arquitectura, Alimentaria, Menaje, Calderería, Tubería, Fregaderos, etc. Su contenido de carbono es muy bajo, inferior al 0.08%.

Los aceros inoxidables austeníticos no son magnéticos, pero después de mecanizados, doblados, embutidos, etc. puede a veces suceder que la parte del material trabajado modifique su estructura y resulte atraido por el imán.

En determinados medios, especialmente los que contienen cloruros (como salmueras o agua de mar), el inoxidable 304 muestra propensión a una forma de corrosión localizada, en la cual en determinados puntos de la superficie del material, el medio agresivo origina una corrosión en profundidad. Esta es la corrosión por picado y/o  por rendijas (cuando las hay) la presencia de MOLIBDENO (Mo) permite reforzar la acción del Cromo (Cr), originando una mayor resistencia a la corrosión por picaduras o por rendijas, dando origen a los inoxidables 316 de gran uso en las industrias químicas, de alcohol, petroquímica, de papel y celulosa, textil y farmacéutica.

¿Qué sucede a altas temperaturas?

Cuando el acero inoxidable es sometido a temperaturas entre 450 y 850 ºC los inoxidables austeníticos están sujetos a la precipitación de Carburo de Cromo (Cr23 C6) entendiéndose que un carburo es una sal que contiene Carbono (C). Este efecto, llamado SENSIBILIZACIÓN, resulta en la disminución del contenido de Cromo, tornando el material susceptible a la corrosión intergranular.

Las zonas termicamente afectadas por operaciones de soldado son particularmente sensibles a esta forma de corrosión. El estudio de este fenómeno llevó al desarrollo de los inoxidables austeníticos extra bajo Carbono, 304L, 316L, (L = low, “bajo” en inglés), en los cuales el contenido de carbono es controlado a un máximo de 0.03%, quedando así extremadamente reducida a posibilidad de sensibilización por formación de carburos (casi no hay carbono).

El titanio (Ti) adicionado como elemento de aleación inhibe la formación de carburo de cromo ya que tiene una mayor afinidad por el carbono que aquella que tiene el Cromo. Asi se precipita carbono y titanio, y el cromo permanece en solución sólida. Con la misma finalidad puede ser utilizado el Niobio (Nb).

Las características comunes de los aceros austeníticos son:

  • No se pueden templar por tratamiento térmico
  • Ofrecen una excelente resistencia a la corrosión
  • Tienen excelente soldabilidad
  • Tienen una mayor dureza como resultado de su deformación en frio
  • Tienen baja conductividad térmica (equivalente a un tercio de los aceros al carbono)
  • Tienen 1.5 veces más dilatación térmica que los aceros al carbono

Aceros Austeníticos

aceros-austeniticos

The following two tabs change content below.

Carla Sifuentes

Traductora y Redactora Creativa en Jn Aceros.

Latest posts by Carla Sifuentes (see all)